Descripción

Queridos hermanos, el Señor les de su paz!

Para ustedes hermanos Under Ten, Under Seven o Under Five (según la praxis de cada Entidad), en fin, para todos ustedes hermanos que viven los primeros años de profesión perpetua se propone el Capitulo de las Esteras, que se llevará a cabo en Taizé del 7 al 14 de julio 2019 con el tema “Frailes en diálogo”.

 

Queremos iluminar el camino que pensamos para ustedes y que les acompañará antes, durante y después del tiempo del Capítulo en Taizé. Por ello, ya desde ahora les invitamos a visitar la página web que ha sido creada para ustedes en esta ocasión; será una buena oportunidad para conocer y comunicarse con frailes Under Ten que, en diferentes países del mundo, viven como ustedes (y completamente diferente que ustedes) este tiempo de la vida franciscana.

El diálogo

El tema del diálogo ha sido escogido por nuestro Ministro General que, en su carta de convocación al Capítulo de las Esteras Under Ten, nos ha recordado “la necesidad de ser tejedores del diálogo, constructores de puentes artífices de paz, ya que, más que nunca repercute en cada uno de nosotros y en la vida de nuestra fraternidad”.

 

Además, Taizé ha sido indicado por fray Michael como lugar para el Capítulo por su fuerte valor simbólico, como “lugar que por decenios vive y encarna el dialogo ecuménico y de reconciliación entre pueblos”. Como saben, en Taizé vive desde 1940 una comunidad cristiana monástica, ecuménica e internacional fundada por fray Roger Schutz. La comunidad de Taizé reúne un centenar de frailes de diferentes confesiones cristianas provenientes de más de 25 naciones y es guiada, después de la muerte de su fundador, por fray Alois Löser. En Taizé, después de la grande experiencia del “Concilio de los jóvenes” en los años 70´s, se reúnen miles de jóvenes de todo el mundo para rezar con la comunidad, para encontrarse y reflexionar juntos sobre el anuncio de esperanza del Evangelio en el mundo de hoy.

 

También ustedes queridos hermanos Under Ten, en Taizé podrán encontrar no sólo monjes y rezar con ellos, sino también tantos jóvenes y adultos con los cuales hacer experimento del diálogo.

 

La palabra diálogo (lat. Colloquium) entró por vez primera en el lenguaje eclesial en la Encíclica Ecclesiam suam del Papa Paolo VI (1964), permanece como un texto hermoso para entender qué cosa quiere decir. De dicho texto, retomamos algunas indicaciones.

 

Según las palabras de Pablo VI, el diálogo tiene origen en la relación entre Dios y el hombre: “la historia de la salvación narra, de hecho, este largo y variado diálogo que nace de Dios y traza con el hombre variadas y admirables conversaciones” (ES 72).

 

El diálogo de Dios con el hombre nos ofrece un verdadero diálogo entre nosotros, fue abierto espontáneamente por iniciativa divina: “nos tacará a nosotros tomar la iniciativa para extender a los hombres el diálogo mismo, sin estar a la espera de ser nosotros los llamados” (ES 74). Así otras características del diálogo entre Dios y el hombre como la caridad, dirigirse incluso a quien no tiene méritos, el hecho de no imponerse con la fuerza sino de proponerse con libertad, de dirigirse a todos sin ninguna discriminación, de aceptar una gradualidad y los tiempos de maduración necesarias (ES 75-79) se convierten todas en características que deben modelar el diálogo humano.

 

El diálogo es la llave de relación eficiente entre Iglesia y mundo en nuestro tiempo: “esta forma de relación indica un propósito de corrección, de estima, de simpatía, de bondad de parte de quien lo instaura; excluye la condenación apriorística, la polémica ofensiva y habitual, la vanidad de una inútil conversación. Si bien, no mira a obtener inmediatamente la conversación del interlocutor, porque respeta su dignidad y su libertad, busca, sin embargo, su provecho y quisiera disponerlo a una comunión más plena de sentimientos y convicciones” (ES 30).

 

Retomemos del texto de la Encíclica (ES 31) algunas características del diálogo:

  • La claridad, sobre todo invita a analizar nuestro lenguaje.
  • La afabilidad, semejante a aquella de Cristo manso y humilde de corazón: el diálogo no es orgulloso, no es hiriente ni ofensivo; es pacífico, evita los modos violentos; es paciente y generoso.
  • La confianza, tanto en el valor de la propia palabra como en la disposición para acogerla de parte del interlocutor de tal modo que promueva la confianza y la amistad.
  • Finalmente, la prudencia pedagógica que tiene muy en cuenta las condiciones psicológicas y morales de quien escucha.

 

Podemos, de este modo, acoger una bella expresión de la Encíclica: “En un diálogo, así conducido, se realiza la unión de la verdad con la caridad, de la inteligencia con el amor” (ES 31).

 

Siguiendo con la evolución que el Magisterio de los Papas ha hecho sobre este tema del diálogo, queremos señalar que el Papa Francisco también lo toma ampliamente en su Encíclica Laudato si.

 

En el capítulo V, manifiesta algunas líneas de orientación y de acción, es usado constantemente el concepto de diálogo para dividir el capítulo en cinco títulos que son los siguientes: 1. El diálogo sobre el ambiente en la política internacional, 2. El diálogo hacia nuevas políticas nacionales y locales, 3. Diálogo y trasparencia en los procesos decisionales, 4. Política y economía en diálogo para la plenitud humana, 5. Las religiones en diálogo con las ciencias.

 

El Papa francisco considera indispensable el instrumento del diálogo para emprender líneas comunes de acción que permitan la sobrevivencia de la humanidad y del ambiente, de frente a grandes riesgos que debe enfrentar nuestra “casa común”.

Un recorrido en tres etapas

Puesto que no todos podrán participar físicamente en Taizé, pero al máximo dos o tres frailes por entidad, hemos pensado en involucrar a todos ustedes a través de un recorrido capitular que se formará en tres momentos: pre-capítulo, capítulo, post-capítulo, estructurados según el modelo: “ver, juzgar, actuar”.

PRE-CAPÍTULO

 

A cada Ministro, Custodio, Presidente se le ha pedido convocar a un evento pre-capitular para todos los frailes Under Ten de la respectiva Entidad, misma que se deberá desarrollar entre mayo 2018 y mayo 2019. Dicho evento podrá asumir formas diferentes en las distintas Entidades: en algunas podrá ser un encuentro de todos los Under Ten de la Entidad, en otras un encuentro por grupos localizados en las diferentes zonas y, en otras, se podrían encontrar otras modalidades.

 

El Ministro o Custodio o Presidente encargará a un fraile (el Moderador de la Formación Permanente o el responsable de los Under Ten) de organizar esta primera etapa de recorrido precapitular.

 

En este caso proponemos tres direcciones de investigación, para “ver” los signos de diálogo en la propia historia, país y Entidad.

 

La propia experiencia personal de diálogo

 

Principalmente están invitados a mirar dentro de ustedes mismos, en la propia historia personal.

 

Podrían iniciar de las fundamentales experiencias familiares de diálogo en la propia infancia, pasando a través de la experiencia adolescente de diálogo, que hace salir de la familia para iniciar el diálogo con los amigos y los coetáneos; quizá será necesario tener en cuenta las experiencias de rechazo de diálogo por parte de otros o de ustedes mismos, etc. es decir, se trata de indagar sobre la propia y personal experiencia de diálogo.

 

Un espacio particularmente especial, deberá ser dedicado a su diálogo con los hermanos de la fraternidad en la cual viven después de la profesión solemne. Se trata de las luces y sombras de su experiencia como Under Ten, en estos años después de la profesión solemne.

 

Si les parece útil, para ayudar a la reflexión, podrían completar estas frases:

  • Yo estoy convencido que el diálogo sea…
  • En mi vida practico el diálogo cuando…
  • En cuanto al diálogo, vivo algunas dificultades y miedos cuando…
  • Pensado en el diálogo en mi vida, quisiera…
  • ¿Qué tiene que ver Dios en mi experiencia personal de diálogo?

El diálogo en tu país

 

Como segundo momento de su reflexión, les invitamos a interrogarse sobre la necesidad de diálogo en su país a nivel social, político, eclesial, etc.

 

Como ha escrito el Ministro general en la carta de convocación “numerosos conflictos que aun hoy `habitan’ en el ambiente internacional, la `peregrinación’ de tantos de nuestros hermanos y hermanas que desde lugares de violencia están en la búsqueda de puertas de vida y de seguridad, representan fenómenos que no pueden dejarnos indiferentes”

 

Es importante mirar nuestro entorno y manifestar la necesidad del diálogo en nuestro mundo entre los hombres y mujeres de nuestro tiempo. Por doquier existen conflictos: los hay en hostilidades entre los partidos, de religiones, de clases sociales, de grupos étnicos, desencuentros de tipo económico, violencias de abuso social y ambiental, etc. les invitamos a mirar cuáles son, en su país, las situaciones que tienen mayor necesidad de diálogo para una reconciliación.

 

Quizá podrían ser útiles estas o semejantes preguntas:

  • ¿Cuáles son las experiencias positivas de diálogo en mi país?
  • ¿Cuáles son los riesgos del diálogo?
  • ¿Ha habido fracasos de diálogo en mi país?
  • Quizá en este ámbito entra también la perspectiva de JPIC
  • ¿Me parece que Dios tiene que ver en el diálogo en mi país?

El diálogo de tu fraternidad con el mundo

 

Después de una reflexión personal y sobre la realidad de tu país, el tercer momento consiste en poner al fuego el tema del diálogo a nivel de nuestras fraternidades.

 

Queremos ver a la fraternidad como sujeto de diálogo con el mundo: un sujeto “colectivo” que resulta de la suma de cada uno de los hermanos y que es más que un solo hermano puesto que es una fraternidad en su totalidad.

 

Les invitamos a interrogarse sobre la incidencia de la presencia de su fraternidad en el mundo de hoy y sobre el impacto a la sociedad.

 

Quizá podrían ayudar estas siguientes tres preguntas: 

  • ¿Existe un diálogo entre mi fraternidad y el contexto civil y social en el cual está insertada?
  • ¿Puedo describir las características de este diálogo? ¿Predomina la colaboración o el desencuentro?
  • Si me pareciera que mi fraternidad aparece como “invisible” sin ningún diálogo con el mundo, ¿puedo individualizar las razones de tal situación?

Como hemos mencionado anteriormente, esta primera etapa del recorrido termina con un evento pre-capitular de los Under Ten de cada Entidad. Cada una de ellas espera la decisión de cómo promover una reflexión sobre los tres puntos indicados, tomando en cuenta el número de los participantes y de las posibilidades de involucrarlos en un solo lugar o en varios. Seguramente puede ser, también, una oportunidad para otros momentos de reflexión antes o después de un evento en común a nivel personal o grupal… cada Entidad sabrá encontrar la propia manera de promover un recorrido formativo, eficiente. Lo que cuenta es que todos los Under Ten sean involucrados en esta común reflexión.

 

A los delegados al Capítulo les dirigimos una sentida invitación a participar activamente y de modo creativo en el evento pre-capitular de la propia Entidad para interiorizar esta experiencia, ya que, se les pedirá compartirla durante el Capítulo en Taizé.

 

CAPÍTULO

 

Los Ministros, Custodio y Presidentes de sus Entidades, deberán escoger a los delegados que enviarán al Capítulo, como ya se mencionó, que se celebrará en Taizé del 7 al 14 julio 2019.

 

Por cuestiones de organización, cada Provincia podrá enviar de 1 a 3 delegados; cada Custodia de 1 a 2 y cada Fundación un hermano delegado.

 

Durante el Capítulo cada uno de los delegados serán ayudados a acoger los criterios para “juzgar” cuanto han visto durante la fase pre-capitular, profundizando los fundamentos de una reflexión cristiana y franciscana del diálogo.

 

Para acoger tales fundamentos, durante los días que se vivirán en Taizé, serán propuestos por el Fr. Michael Perry OFM, nuestro Ministro general, quien nos introducirá en la situación actual del diálogo, la reflexión de Fr. Alois Löser, Prior de la Comunidad de Taizé, sobre el modelo de diálogo ofrecido por Jesús y de la primitiva comunidad cristiana, la intervención de Fr. Cesar Vaiani OFM, Secretario General para la Formación y los Estudios, sobre el modelo de diálogo ofrecido por San Francisco y de la primitiva fraternidad franciscana y, finalmente, la intervención de cinco delegados Under Ten del diálogo vivido en los cinco continentes.

 

Las exposiciones del encuentro serán transmitidas “en vivo” vía internet y también en la página web (textos), de este modo también ustedes hermanos, no presentes en Taizé, podrán compartir esta segunda etapa del recorrido capitular.

 

POST-CAPÍTULO

 

Finalmente, después del Capítulo en Taizé, entre agosto y diciembre 2019, en cada Entidad se realizará otro evento post-capitular, semejante al celebrado en la fase pre-capitular y, por lo tanto, convocado por los Ministros, Custodios y Presidentes y organizado por el hermano responsable (Moderador para formación permanente o delegado para los Under Ten).

 

La finalidad de este encuentro es la de involucrar a todos los Under Ten, particularmente aquellos que no participaron en Taizé, de modo que la reflexión sobre el diálogo pueda ser verdaderamente compartida y sobre todo sea puesta en práctica.

 

También en este caso, como en la fase pre-capitular, cada Entidad deberá encontrar la modalidad posible y útil para involucrar a todos los Under Ten: con una asamblea, con encuentros territoriales por grupos u otras modalidades…

 

En esta fase post-capitular, los delgados que participaron en el encuentro de Taizé, serán llamados a compartir con los demás Under Ten de la propia Entidad, la experiencia vivida; recomendamos cuenten lo que han visto y vivido no sólo los contenidos de las exposiciones recibidas (y que se encontrarán en la página web), sino sobre todo aquello que cada uno ha podido compartir en el intercambio grupal con los demás participantes de otros países, la impresión que tuvieron de la comunidad de Taizé y de su forma de hacer oración, las sugerencias, preguntas y retos que cada uno ha podido recoger.

 

Además de compartir esto, el objetivo de la fase pre-capitular es que el ustedes, Under ten, complementarán juntos el último paso del recorrido concretizándolo en decisiones propias de cada realidad para, entonces, actualizar el evento celebrado (“actuar”).

 

Les sugerimos que las decisiones para “actuar” sean hechas siguiendo el mismo esquema usado en el primer momento de “ver”, de este modo encontrarán, cuales decisiones prácticas podrán realizar en la propia vida, en el propio país y en la propia fraternidad.

 

“Actuar” en la propia vida personal

 

Retomando las observaciones que han hecho sobre las experiencias de diálogo en su historia personal y, particularmente, en los últimos años después de la profesión solemne que han vivido en una específica fraternidad, confrontándola con el modelo de Jesús y Francisco, así como aquella de la primitiva comunidad cristiana y franciscana, ¿qué indicaciones prácticas les parece que surgen?

 

Les invitamos a dialogar sobre lo vivido personalmente con el modelo evangélico y provocar un compromiso específico. Cada uno libremente decidirá preguntarse con quién iniciar o profundizar un diálogo; preguntarse cómo superar los obstáculos que encuentra en la propia experiencia.

 

“Actuar” en el propio país

 

También en este caso, la mirada a la situación del propio país, que trabajaron ya en la fase pre-capitular, debe confrontarse con las sugerencias que Jesús nos da y de la primitiva comunidad cristiana y franciscana, así como de la propia fraternidad.

  • Si pusieran en relación los problemas y las oportunidades de diálogo que existen en su país con el modelo evangélico, ¿qué sugerencias concretas asumirían?
  • Jesús entró en diálogo con la sociedad civil y religiosa de su tiempo, hoy ¿cómo podrían hacer para incrementar el diálogo en su contexto civil y social?
  • Si pensaran que no pueden hacer mucho ustedes solos, ¿cuáles serían las organizaciones que promueven ya el diálogo y que ustedes se comprometieran a colaborar en conjunto?
  • ¿Con quién se podría aliar para promover una cultura de diálogo pacífico y fructífero?
  • ¿Cuáles serían los signos concretos y visibles en su país?

“Actuar” en la propia fraternidad

 

Partiendo desde las observaciones que hicieron en la fase pre-capitular sobre la incidencia de la presencia de su fraternidad en el mundo de hoy, sobre su impacto en la sociedad y confrontándose con las sugerencias que vienen del Evangelio y tradición franciscana, ¿Qué decisiones les parecen concretas y posibles en su contexto?

 

Cuando se habla de fraternidad, ninguno debe pretender decidir personalmente por todos ¿cuáles podrían ser los caminos formativos propuestos en su fraternidad para escoger juntos algunos gestos, iniciativas o prácticas que puedan mejorar el impacto de su fraternidad en el mundo?

Nuestros deseos

Queridos hermanos que viven con alegría y dificultad los primeros años después de la profesión solemne, les deseamos continúen con fidelidad y perseverancia su camino. Para este propósito tenemos un instrumento fundamental que es la compañía fraterna.

 

Desde que decidieron, hace algunos años, compartir la vida de los hermanos menores, se habrán sentido acompañados por tantos hermanos, algunos como formadores, guardianes o ministros que han tenido un rol específico en este camino; otros quizá han tenido un rol no tan evidente, pero seguramente muy importante en este acompañamiento.

 

En este camino, les deseamos que el recorrido cercano al Capítulo de las Esteras de Taizé 2019, pueda convertirse en una oportunidad de crecimiento y madurez. Ustedes no saben (y mucho menos nosotros) cuál será el resultado para cada uno de ustedes si acogen con empeño esta propuesta; pero un resultado seguro será el crecimiento en la compartición de ideas, experiencias, relaciones y afecto fraterno con tantos hermanos. Precisamente a través de este intercambio, una vez más, el Señor obrará maravillas en sus vidas, puesto que a cada uno de nosotros también Dios se manifiesta como lo hizo con Francisco de Asís a través de los hermanos “Cuando el Señor me dio hermanos, ninguno me mostraba qué debía hacer, pero el Altísimo mismo me reveló que debía vivir según la forma del santo Evangelio”.

 

Francisco descubrió la forma de vida evangélica “cuando el Señor le dio hermanos”, de este modo sucede a cada uno de nosotros cuando nos dejamos alcanzar por los hermanos. Que este camino antes, durante y después del Capítulo de las Esteras Under Ten sea la ocasión para crecer en la disponibilidad al Espíritu del Señor que nos habla a través de los hermanos.

 

Buen camino a todos ustedes hermanos Under Ten.

ATRÁS
Powrót do góry